Juanan Soria

Juanan Soria

Nous interviewons l'artiste andalou Juanan Soria, installé à Gant depuis cinq ans. Une ville qui l'a accueilli les bras ouverts.

Háblanos de tus inicios

Siempre he tenido contacto con mi padre ya que ha estado presente en mi vida, y él siempre ha sido un aficionado de la pintura y sobre todo de todo lo relacionado con la cultura. De pequeño iba a casa de mi abuela y veía lo que él hacia cuando era pequeño y decía quiero ser como él. Me acuerdo que tenía una caja llena de botes de pintura y cuando la abría para mí era algo mágico. Y a partir de ahí, me empezó a picar la curiosidad. El gran paso fue elegir el Bachillerato de Arte que lo hice en Úbeda. Posteriormente cursé la Licenciatura de Bellas Artes en Sevilla y una beca Séneca en Valencia y ahí me quedé para hacer, máster de producción artística. Luego he completado esa formación con estancias y becas, como en la Fundación Antonio Gala en la que fui residente y con encuentros y simposios.

- ¿Te consideras un artista multidisciplinar?

Me considero un artista que va buscando diferentes herramientas para poder elaborar investigaciones que voy realizando. Cada obra la considero como un proyecto en sí mismo. Mi obra se encasilla en procedimientos tradicionales como el dibujo y la pintura. Son muy antiguos pero están ligados al ser humano por eso son los más sofisticados. Otros procedimientos como el video arte ha llegado hace muy poco, pero el lápiz, la pintura, el pigmento ligado con un aglutinante, eso ha estado siempre en las manos del ser humano y creo que no hay que desvincularse de eso.

- ¿Con qué rama te sientes más cómodo?

Últimamente estoy buscando la obra- objeto pero siempre trabajo con un soporte y base tradicional, ligado al dibujo y a la pintura. Es el soporte lo que va cambiando en mi obra.

- ¿Qué opinas de estas nuevas formas de expresión que has comentado antes?

Todas son herramientas bastante útiles para expresarse, las veo interesantes todas ellas. En diferentes momentos de tu vida puede ser que te veas más vinculado a unas que a otras. Por mi formación y forma de ser, me considero una persona muy humanista, creo que lo todo lo que está relacionado con la tradición perdura, y esa perdurabilidad es lo que me interesa.

- ¿Qué te gusta transmitir en tus obras?

Mi obra se basa y nace de la investigación de lo social y político. Siempre me han interesado estos temas porque soy de los que piensan que un artista tiene que hablar y trabajar con lo que lo rodea, con el mundo en el que vive. Hay muchos artistas que trabajan con su mundo interior, es muy lícito, la verdad que me gusta mucho lo que hacen, pero creo que un artista no debe de obviar lo que tiene alrededor y tiene que vincular todo lo que rodea a su obra. Su obra no puede estar exenta de los conflictos, la guerra, la situación social que haya. Por ejemplo, lo hemos visto en diferentes épocas; Goya plasmó los desastres de la Guerra de la Independencia o Picasso con el Guernica o Beethoven que con sus composiciones plasmaba cómo iban avanzando las tropas napoleónicas. Creo que ese se tipo de arte, no es que sea mejor ni peor, sino que es el más afín a mí.

- Son obras muy comprometidas con la sociedad y el arte. ¿Es el caso de la colección Destroy to build?

Esa obra nació a raíz de proyectos anteriores, como por ejemplo, Desencanto que hablaba de la situación política y social que había en España o Mirar lo que cuesta mirar, una mirada de un inmigrante de lujo, como yo, acerca de casos de inmigración y refugiados. A partir de ahí nació una nueva rama para comprender lo que estaba pasando en la actualidad. Pero a partir de la historia de las obras de arte. Cuando pensamos en una obra de arte, siempre vamos directamente a la obra original o a lo que nos queda de ella, nunca pensamos en el intervalo que ha habido desde la creación hasta que ésta llega a nosotros, eso habla del mundo en el que esa obra ha vivido. Las obras de arte son, en cierto modo, una representación de nosotros mismos y tienen que perdurar. Esa perdurabilidad y permanencia nos habla y nos da a conocer cómo somos. Esa serie de conceptos son los que me interesa para plasmar en este proyecto Destroy to build, y en este caso se centra en cómo han sido diferentes obras agredidas, refugiadas o maltratadas en los conflictos bélicos, por eso se llama destruir para construir. El arte en sí es molesto: como habla de nosotros mismos y representa una época de nuestra sociedad, en algunos momentos esa época no quiere ser vistas y es molesta. Esta obra intenta coger obras de arte que han sido destruidas y/o dañadas y representarlo. No me interesa una reconstrucción literal de cómo era, sino mostrar qué ha pasado con esa obra. Ese daño muestra cómo quiere una sociedad en un determinado momento que se vea. Y eso es lo que quiero plasmar e inspira la obra que estoy realizando.

- Al igual que la colección “Mirar lo que cuesta mirar”, en la que tratas el tema de la inmigración…

Ese proyecto intenta muestra la situación de los refugiados, de la inmigración, que siempre ha estado presente en la historia, pero que ahora está más. Mirar lo que cuesta mirar pretende reflejar una mirada que no es cómoda, una mirada que nos presenta este problema social que nos sabemos qué hacer con él. Está presente y hay mucha gente que no le apetece mirar a la gente a los ojos porque realmente en ese momento sería cuando emocionalmente te ves ligado a esa persona.

- ¿Se notan tus raíces andaluzas en tu trabajo?

No sé si exactamente lo podríamos vincular de esa manera, pero lo vincularía con la naturaleza de la historia del arte. Si consideramos que Andalucía o la Península Ibérica es la cuna del arte histórico, que esa tradición nace allí en Altamira, o tenemos todo lo que es la Cordillera Penibética plagada de cuevas de arte rupestre pues sí. Si miramos esa tradición que siempre ha estado presente en la pintura, la representación con un pigmento, un carbón, un soporte como puede ser la cueva creo que sí.

- ¿Cuándo y por qué decidiste trasladarte a Bélgica?

Hace unos cinco años y medio y fue realmente por amor. Luego había motivos secundarios, sobre todo porque en el 2012 había acabado mis estudios y pensé que podía empezar mi carrera aquí al igual que la podía haber empezado en España, ya que no había puesto todavía ninguna piedra me daba igual que fuera aquí que allí, aunque en Bélgica fuera más difícil.

- Vives en Gante, una de las ciudades más abiertas y dinámicas de Bélgica, ¿cómo ha influido establecerte allí en tu carrera profesional?

Muy notablemente. Es el lugar en donde he echado raíces; a partir de ahí ves con perspectiva lo que está pasando en España y esa perspectiva que me otorga vivir aquí me resulta interesante para mi obra. Ha influido en que he aprendido a trabajar como artista, he conocido nuevos referentes y cómo se trabaja aquí través del arte. Son semejantes a España ya que vivimos en una cultura global pero que tiene sus pequeñas diferencias. En Gante empecé a exponer en una galería, también pertenezco una residencia de artistas en donde tengo mi taller, se hacen sinergias y redes. Creo que Gante, tanto a nivel personal como laboral, me ha aportado lo que ahora mismo soy.

- ¿Se cumplieron tus expectativas artísticas al llegar?

Poco a poco se fueron generando diferentes situaciones que favorecieron que pudiese ir viviendo del arte. Creo que esta experiencia ha sido muy favorecedora y mis expectativas eran desconocidas; actualmente estoy bastante satisfecho, sobre todo porque Gante es el escenario idóneo, es pequeño y accesible y hay una cantidad de centros culturales y museos con una calidad increíble.

- Consejos que darías a los artistas que tengan pensado abrirse camino en el mundo artístico belga

Hay que ser muy obstinado porque este mundo es difícil, aquí hay mucha gente y una clase social que es la del coleccionista. En España existe pero parece que están escondidos, aquí se reúnen hacen sus fiestas, sus eventos, y es una clase muy activa y se interesa por cómo van evolucionando los artistas jóvenes. En España no me he encontrado a gente joven que invierta en arte. El artista que pueda venir se va a encontrar con eso. No es fácil ya que tienes que irte involucrando en los centros culturales, las organizaciones artísticas y residencias. Bélgica es un país en el que el arte y la cultura generan muchos ingresos. Por el contrario, en España se dedican más a administrar que a generar. Ese afán de generar es algo que hace que el motor fluya y haya siempre un flujo de arte y cultura que está presente en todos lados.

- ¿En qué estas inmerso actualmente?

En el proyecto de Destroy to built, sobre todo trabajando en la secuencia de esta serie y para el año que viene me gustaría hacer una exposición en el espacio de la residencia, trabajar con la galería y participar en diferentes ferias que tengo a la vista.

Entrevista realziada por María Teresa Cortés

Origine

Úbeda

Plus d'infos

Échantillon de son travail

Vidéo

Partager